Skip to content

Desde el inodoro

El único lugar que siempre aceptará tu contribución

Escribo en verso libre

sin perderme los detalles que me envuelven,

mosquitos acechan,

el perro al otro lado de mi puerta

busca comida entre bolsas del súper.

Tengo un silbido,

uno insistente dentro de mi oído derecho,

dolor reumático en mi pierna izquierda,

aire acondicionado se cuela por debajo.

La puerta no funciona.

Me duelen al menos tres partes

pero bajo mis pies, la loza está

en cuadros medianos.

Divago, pero no pienso.

Espero, pero nada se desvanece.

Mi pantalón a media rodilla,

mis pies nerviosos sobre las puntas.

Contemplo el vello de mis nudillos,

Hola, les digo.

Me gustan mis manos.

Son lo único que nunca duele.

A veces pienso

que éste es el más aislado lugar del mundo

donde efectos dicen

estoy solo.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: