Skip to content

Desde el inodoro

El único lugar que siempre aceptará tu contribución

El dinero es un compromiso sucedáneo entre la vida y el éxito.  Es un indicador del desprendimiento.  Qué tan inherentemente propensos estamos a hacer que nuestro destino sea cuestión de los tostones que poseemos o no.

Voy a comenzar una nueva religión.  Un culto en el cual el dinero sea venerado y reverenciado como el creador único del hombre.  Del hombre de nuestros días.  Quizás así, eventualmente perderemos nuestra devoción, tal como está pasando ahora con el Dios real.  Hemos de temer al dinero de una manera progresiva tal que terminaremos por odiarlo.  Le daremos forma humana y simplemente acabaremos minimizándolo hasta que la nueva y única divisa para comerciar verdaderos bienes sea el amor.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: