Skip to content

Desde el inodoro

El único lugar que siempre aceptará tu contribución

 

El colgar adolescente enojado mojado en la cuerda y demostrar el dedo Foto de archivo - 570281

Durante el momento más prolongado y oblicuo decidí dejar de ser yo.  Así que ahora no estoy por ratos en los que nadie puede verme.  Hoy, por ejemplo, me he convertido en un adolescente.  Cerebro en ebullición y corazón evolucionando sin propósito.  Estoy vuelto un oso.  Soy violento y enorme.  Soy insignificante y obtuso.  No entiendo la humildad y no sé nada de valor.  Critico y juzgo todo implacablemente y también inocentemente, lo que hace mis análisis equívocos e irreales.  Fuera de tiempo y de lugar.  El mundo parece tan pequeño.  Quiero gritar y destrozar cosas.  Quiero embarnecer mis descripciones y definiciones de conceptos para que sean interesantes para los demás, pero los demás son tan tontos.  Tan burdos.  Insulsos.  Están tan perdidos que no se dan cuenta de que yo poseo las claves para descifrar todo lo que acontece, todo lo que pasa.  Y, por supuesto, no me preguntarán jamás.  No quiero platicar, quiero hablar.  Quiero que me sientan y que sepan que la manera en la que siento es la única forma posible de sentir, de ser, de vivir.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: