Skip to content

Desde el inodoro

El único lugar que siempre aceptará tu contribución

Proteger la vida.  Destruir y olvidar aquello que atenta en su contra.  Juzgar.  Ser quien decide.  Matar.  En pro de la subsistencia propia.  En pos de la gente que amas.

Ayer maté en mis sueños.  “Teñí de color sangre” mis manos y mis dedos.  Mis uñas estaban anegadas de coágulos terrosos.  Pero no podía sentir remordimiento real, pues maté por salvar, maté por vivir.

Mis ojos lloraban de miedo, pero mi corazón corría por entre veredas infinitas a velocidades incontenibles.  Sin fricción.  Seguro.  Siempre convencido de que, cuando matar es necesario por ser la única opción, nada me despertará del sueño, pues habré evolucionado.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: