Skip to content

Desde el inodoro

El único lugar que siempre aceptará tu contribución

Cuando veo el papel de frente, me veo.  Soy blanco todo el tiempo, excepto cuando no me enfrento a él. Mezcla de nada con aquéllo que es latente.  Palpitaciones de arterias entrecruzadas, de ríos invisibles y flujos incontrolables.  Irreprimibles.  Veo en derredor del trozo blanco sin dejar de verlo y el fondo aparece como amorfo anverso del anochecer.  Iluminado por encimita como borrosa retrospectiva sin sentido.  Artística vuelta del ser que observa y que soy yo.  Trato de pensar en la nada del papel, pero no puedo dejar de escribir, pues cuando veo el papel de frente, me veo…Imagen

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: